El colapso de la mina fue en San José de Wadamapa, una zona habitada por la comunidad indígena de Ikabarú, en cercanías de la frontera con Brasil. 

Por