El fervor popular por Maradona hizo estallar las adyacencias de Plaza de Mayo para darle un último adiós a uno de los más grandes exponentes del fútbol mundial.

Por