La novedosa tecnología reduce a la mitad el proceso de fabricación de la prótesis ya que, través de un escaneo, el programa informático elabora un modelo en tres dimensiones y produce el ojo en dos horas y media.

Por