Escribir sobre Maradona implica asumir el desafío de abordar lo inconmensurable pero también el de enfrentarse a un personaje con la capacidad de transformar aquello que parece ordenado o cristalizado con su lenguaje, ese que con destreza marcaba la cancha de lo ya dicho para inaugurar nuevas definiciones e incomodar una y otra vez a quienes pretendían moldearlo y domesticarlo.

Por