Los estudios demostraron que esta vacuna reduce la probabilidad de enfermedad sintomática en un 91% y cercana al 100% en formas graves, hospitalización y mortalidad.

Por