Los mandatarios reseñaron que América latina y el Caribe constituye uno de los territorios más vulnerables del planeta a los efectos adversos del cambio climático y por eso su contribución a la lucha global contra este fenómeno debe ser “reconocida y apoyada”.

Por