El gobernador advirtió tras el encuentro con los representantes del sistema de salud privado que “el sistema está saturado”, aunque aclaró que no significa que esté “colapsado”, sino que “hay mucha dificultad para encontrar camas”.

Por