La medida se debatirá en la cámara baja del Parlamento y propone nuevos criterios sobre la calificación a los animales, que deberán ser tratados como “seres vivos dotados de sensibilidad”, y no “bienes”.

Por