El pontífice cambió su tradicional presencia en el balcón de la Basílica de San Pedro a raíz de la pandemia y, por segundo año consecutivo, no hubo presencia de fieles. Pidió por la redistribución de las vacunas a los países más pobres y se expresó sobre los conflictos armados y el golpe de Estado de Myanmar.

Por