El arquitecto secuestrado en 1980 por un grupo de la División de Bancos de la Policía Federal, aseguró que “es la única causa de Lesa Humanidad que sigue vigente” y en la que el estado “aún no fijó posición”, pese a las reiteradas denuncias. 

Por