Días antes de morir y consciente de que tenía orígenes irlandeses, el escritor -cuyo nombre verdadero era David Cornwell- viajó al sur de Irlanda para iniciar el trámite.

Por