Francisco valoró así los más de cien mil mensajes en los que le aseguraron que “estaban contentos con estos ocho años y que rezaban por mí y me acompañaban”.

Por