El informe de la Comisión independiente sobre Disparidades Raciales y Étnicas concluyó que si bien el Reino Unido aún no es un “país post-racial”, su éxito en la eliminación de la disparidad en ese sentido en la educación “debe considerarse como un modelo para otros países”.

Por