Los países con mayoría de población católica se vieron obligados a adoptar restricciones que eviten alimentar el rebrote de contagios, por lo que estos días no serán distintos de los de 2020.

Por