Expertos de la Organización Mundial de la Salud señalaron que ambas vacunas, producidas por laboratorios chinos, demostraron “seguridad y buena eficacia”, pero solicitaron más información sobre personas mayores y con enfermedades.

Por