“Se constata una ilegalidad aparente e invita al Estado belga a poner remedio en el plazo de treinta días”, señaló el Tribunal de primera instancia de Bruselas. El gobierno decidió recusar esta decisión ante el Tribunal de Apelación de Bruselas” y precisó que “las medidas actuales siguen siendo aplicables”.

Por