El cordobés se entrenó con intensidad en la semana y no mostró signos de dolor en los ligamentos, que se vieron afectados con el golpe que sufrió en la rodilla derecha el 10 de enero pasado ante Sassuolo.

Por