El equipo luso viene un empate (2-2) con Serbia luego de ir arriba por dos goles y con la polémica decisión del árbitro de no conceder un gol lícito de Cristiano Ronaldo sobre el final del partido cuando la pelota había traspasado la línea. 

Por