Unas 600.000 entradas fueron vendidas por distribuidores autorizados fuera de Japón, y ahora deberán ser reembolsadas a sus compradores al no permitirse la llegada de público extranjero.

Por