Los ejemplares detectados corresponden a 185 tortugas neonatos que se iban a llevar a Ecuador continental, distante unos mil kilómoetros del archipiélago de Galápagos.

Por