Los expertos coincidieron en que el objetivo es “disminuir la mortalidad y las hospitalizaciones antes de la llegada de la segunda ola”, en un contexto de incremento de casos y desigual distribución mundial de las vacunas.

Por