Antes y después del trágico miércoles 24 de marzo de 1976, un mosaico de actores civiles –empresarios, dueños de medios, curas, comunicadores, artistas e intelectuales- avalaron, por acción o por omisión, el ataque militar a los instituciones democráticas.

Por