Es en respuesta a sanciones impuestas por esos dos países debido al trato que Beijing reserva a la minoría musulmana uigur.

Por