“Fue el mayor un genocidio laboral y económico que se cometió contra una empresa. Lo hicieron porque Sasetru molestaba por su desarrollo”, aseguró a Télam Jorge Salamei, quien luego de 40 años busca la forma de que esta empresa vuelva a producir.

Por