Se los acusa de diversas violaciones al Código Ético del organismo y se los inhabilitó para ejercer cualquier actividad vinculada con el fútbol durante seis años y ocho meses, además de tener que pagar una multa de más de un millón de dólares.

Por