El pontífice dispuso una reducción en los salarios de los empleados vaticanos, a raíz del déficit en el balance de Santa Sede, agravado por la pandemia de coronavirus, y con el objeo de salvar “puestos de trabajo”.

Por