La llama lleva un año en Japón y fue expuesta en varios lugares y ocasiones, siempre con restricciones, antes de que el Gobierno nipón declarara hace dos meses y medio un nuevo estado de emergencia. 

Por