Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció a las filiales de Francia e Irlanda por “prácticas comerciales engañosas”, estimando que la “proliferación masiva” de mensajes de odio y de informaciones falsas en la red social viola sus propios compromisos con los internautas.

Por