Los sondeos predicen una ajustada puja entre dos bloques claramente definidos: los que apoyan un nuevo Gobierno encabezado por Netanyahu y los que quieren a “cualquiera menos Bibi”, como se conoce al primer ministro israelí.

Por