Se trata del 2001 FO32, el asteroide más grande que a lo largo de este año circulará cerca de la Tierra y que “brindará a los astrónomos una oportunidad única de ver bien una reliquia rocosa que se formó en los albores de nuestro sistema solar”, informó la NASA.

Por