“El racismo es un virus que muta fácilmente y que, en lugar de desaparecer, se esconde y está siempre al acecho”, dijo el Papa en Twitter en el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial.

Por