Cerca de 240 civiles murieron desde el 1º de febrero, el día del golpe militar que instaló en el poder a la junta y derrocó al gobierno civil dirigido de facto por Aung San Suu Kyi. Pese a la violencia, la movilización continúa.

Por