La organización sanitaria de la ONU respaldó el inoculante, al igual que lo hizo la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), tras la suspensión de su uso en algunos países del continente por efectos adversos.

Por