“Este incremento del peso, sumado a un aumento del consumo de alcohol y de psicofarmácos provoca mayor riesgo de padecer ronquidos y apneas”, aseguró a Télam un especialista.

Por InfoMDP