“Catita”, el apodo surgido del más emblemático de sus personajes, dejó este mundo en 1996 pero es uno de los raros casos en que una artista permanece en la memoria y la vida diaria de su pueblo, en sus dichos, en sus ocurrencias.

Por InfoMDP